viernes, 24 de septiembre de 2010

Relojes cinéticos


Los modelos de relojes cinéticos funcionan sin pilas gracias a su mecanismo basado en la energía cinética que se genera con el propio movimiento del brazo.

Su tecnología de forma muy resumida, lleva un rotor que puede girar a 300.000 revoluciones por minuto, junto con un imán y una bobina que nos proporciona energía magnética. Esta energía magnética pasa a un pequeño condensador (que es el verdadero corazón de la maquinaria) que transforma la energía magnética en eléctrica necesaria para poder funcionar.

Este condensador tiene la gran ventaja de que permite liberar la energía eléctrica que necesita el circuito para poder funcionar, conservando el resto como reserva de energía. Cuenta con un sistema especial de cuarzo que permite funcionar con sólo la mitad de energía que utilizan los de pila convencionales.

Al no llevar pilas, no hace falta abrir el reloj a no ser que haya una avería y siempre estará hermético, protegido del polvo.

Tienen una carga máxima de reserva de energía de unas 3 semanas, aunque esto no siempre es exacto, por una sencilla razón: cada persona mueve el brazo de una determinada manera y eso influirá en la cantidad de carga que se acumula en el reloj.

La ventaja parece evidente, puedes ponértelo un fin de semana, quitártelo para volver a ponértelo dentro de 15 días y el reloj seguirá funcionando.

Los usuarios dicen que es muy cómodo, ya que sino tuviera una reserva de carga, no tendría sentido todo esto. Además si se le agotara la reserva de carga, basta con que le den unas sacudidas en forma de medio arco, para que empiece a funcionar.


Los precios, son muy diversos, por la variedad de modelos. Él más barato, con correa de silicona es de unos 130 € y solo sumergible hasta los 50 metros. Luego vienen los de todo acero inoxidable (aunque algunas cajas no lo son, o la parte trasera o el brazalete, suelen ser de otra aleación, pero no de acero inoxidable).

Por término medio estos relojes con día y mes incorporado y totalmente de acero inoxidable, sumergible hasta los 100 metros, suelen costar unos 300 €. Aunque los hay con 3 esferas más, con cronógrafo, que tienen un precio desorbitado, creo que pueden llegar hasta los 800 € y más.

Según los usuarios, tienen una gran precisión horaria. La duración y garantía supongo dependen del fabricante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada