miércoles, 6 de octubre de 2010

La Equinacea y el otoño

La equinacea es una planta que refuerza el sistema inmunológico, mejora las defensa y ayuda a prevenir infecciones de todo tipo.

Era ya conocida en América del norte donde muchas tribus la usaban como remedio contra las mordeduras de serpientes y otros insectos. Se usaba también en los problemas de encías sangrantes, en infusión contra gripes, resfriados, dolores de garganta.

En 1930 comienza a cultivarse en zonas de Europa como Alemania. Al tiempo que comienza su cultivo a gran escala comienzan a estudiarse más a fondo sus propiedades.

Propiedades

  • Refuerza el sistema inmunologico: Nuestro sistema inmunológico se puede afectar por diferentes factores, el frío, el estrés, la mala alimentación, de esa forma es más fácil sucumbir a los ataques de virus y bacterias. La Equinacea posee la propiedad de reforzar el sistema inmunológico.
  • En 1950, se comprueban sus excelentes resultados para reducir la inflamación en la cura de pacientes afectados de artritis crónica.
  • En 1957 se demuestra que el extracto de Equinacea reduce aproximadamente un 22% la inflamación articular, comparable al efecto de la cortisona, como se sabe la cortisona tiene varios efectos colaterales entre ellos debilita el sistema inmunitario. No provoca, como otros antiinflamatorios, acidez estomacal


  • Propiedades antiséptica y antiinflamatorias: aumenta la resistencia a la piel contra el ataque de bacterias, virus y hongos gracias a la inhibición de una enzima llamada hialuromidasa.
  • Propiedades cicatrizante: la Equinacea favorece la proliferación de fibroblastos (células de la piel que contribuyen a su rápida cicatrización) Ayudan a restaurar los márgenes de la herida abierta.
  • Proteje a las fibras de colágeno de la acción de los radicales libres y del oxigeno, actuando como un potente antioxidante.
  • La combinación de las dos Equinaceas, Purpúrea y Angustifolia, presenta además una acción sinérgica muy eficaz en el tratamiento por vía externa de úlceras, forúnculos, infecciones cutáneas y sabañones, reconstituyendo el tejido lesionado.


  • Distintos estudios confirman que la Equinacea impide la propagación de diversos tipos de infección, como por ejemplo, resfriados, gripes e infecciones a nivel cutáneo.
  • Acción antitumoral: la Equinacea contiene principios activos (arabinogalactano) que estimulan los macrófagos produciendo moléculas esenciales que estimulan otras células inmunitarias para la destrucción de células antitumorales.
  • El uso en terapia de estas moléculas para combatir el cáncer está actualmente en fase de estudios y discusión. La falta de toxicidad de estas moléculas es un incentivo válido para continuar adelante en dicha investigación.



Para consultar uso interno y uso externo, y la forma en que tomarla: http://www.botanical-online.com/medicinalsequinacea.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada